Inicio

Inicio

  1. Cocina de Castilla y León
  2. Cocina de Andalucía
  3. Cocina de Castilla-La Mancha
  4. Cocina de Aragón
  5. Cocina de Extremadura
  6. Cocina de Cataluña
  7. Cocina de Galicia
  8. Cocina de la Comunidad Valenciana
  9. Cocina de Murcia
  10. Cocina de Asturias
  11. Cocina de Navarra
  12. Cocina de Madrid
  13. Cocina de Canarias
  14. Cocina del País Vasco
  15. Cocina de Cantabria
  16. Cocina de La Rioja
  17. Cocina de Baleares
Fotos

Cocina de Castilla y León

La cocina de Castilla y León entra dentro de la denominación de la cocina castellana tradicional. La zona castellana es cocina habitual de asados, principalmente de cordero en Aranda de Duero y alrededores y cochinillo de Segovia. El cordero empleado en estas preparaciones es joven (por debajo del año de edad), en lo que se refiere al cochinillo es un «lechal». Son famosos los sitios que cuentan con horno  especialmente construidos para realizar los asados. El conjunto de asados típicos de Castilla y León se realiza al estilo castellano.
La ganadería produce numerosos productos de chacinería. De esta forma, se elaboran numerosas variedades de chorizos y cecinas, destacando entre estas la de León o la de Villarramiel. Las morcillas pueden elaborarse con arroz, con cebolla o dulces, como puede encontrarse en algunos pueblos de Zamora. También destaca el botillo del Bierzo. Entre los jamones debe mencionarse el de Guijuelo. Es frecuente ver igualmente una empanada llamada hornazo, que es muy típica en Salamanca, aunque puede encontrarse variantes en otras zonas, como es en León la famosa enmapada de batallón (elaborada con pimientos rojos).

Al ser Castilla y León zona de interior alejada del mar, los pescados más famosos que participan en la culinaria proceden de los ríos, como las truchas  y las tencas. Las primeras se suelen comer escabechadas, fritas con unos tacos de jamón en su interior, o con un torrezno. Cada vez son menos populares las ancas de rana. Destacan los cangrejos de río  que se comen cocidos o en sopa. Entre los pescados provenientes de las costas el bacalao en salazón es partícipe en algunos platos.

Entre las verduras destaca el ajo, que participa en numerosas preparaciones castellanas, siendo una de las más nombradas la sopa de ajo. Entre las legumbres sobresalen la olla podrida (cocido de abundante y variada carne), las alubias blancas, las judías de El Barco de Ávila, los garbanzos de Fuentesáuco (con los que se elabora el cocido maragato) y,  el arroz a la zamorana. Destacan también la menestra  palentina y las  patatas a la importancia. La producción láctea da lugar al destacado queso zamorano, elaborado con leche de vaca u oveja, el queso castellano de leche de oveja y el queso azul de Valdeón, elaborado con leche de vaca. Son habituales en la repostería castellana las pastas de todo tipo, el bollo maimón...

Castilla y León es también importante por su producción de vitivinícola, pudiendo encontrarse los vinos de Toro, los tintos de la Ribera del Duero , los blancos de Rueda y los claretes de Cigales, entre otras denominaciones de origen entre las que también destacan Tierra de León y Bierzo.


Arriba

Cocina de Andalucía

La cocina de Andalucía  tiene dos vertientes: la de interior (rural en su esencia) y la costera. Su fuerte carácter llegó a influir sobre la cocina francesa en dos épocas distintas: durante la primera invasión napoleónica de la Península, y cuando Eugenia de Montijo se instaló en el trono imperial francés. Algunos de estos platos se denominan hoy en día en Francia  "a la española". De todas las cocinas regionales españolas es  la que mayor cantidad de aceite de oliva emplea en sus preparaciones. De todos los platos de la cocina andaluza, el que le ha dado mayor fama internacional es el gazpacho. Se trata de una especie de sopa fría elaborada con cinco hortalizas, pan, vinagre, agua, sal y aceite. Esta sopa tiene como compañeras al ajo blanco malagueño, la pipirrana  jiennense, el salmorejo cordobés y otras tantas sopas frías andaluzas: la alboronía, el gurumelo (setas)...

Son frecuentes los aperitivos  elaborados con olivas, como las aceitunas aliñás. Entre las preparaciones con carnes destacan el flamenquín cordobés, la pringá , el rabo de toro y el menudo gitano (también llamado callos a la andaluza). Entre las sopas cabe destacar la sola de gato gaditana (elaborada con pan), el caldito de perro (sopa de pescado con zumo de naranjas agrias). También existe un cocido andaluz, además de la popular olla de trigo almeriense. Con la denominación «a la andaluza» se encuentran numerosos platos, y tras esta denominación están los tomates y los pimientos. Entre los platos de pescado se encuentran el pescaíto frito  las pavías de bacalao y las parpandúas (tortillitas de bacalao). Entre las costumbres culinarias se encuentra el típico desayuno andaluz, que tradicionalmente se consideraba propio de jornaleros y que hoy en día se extiende por toda España.
Entre la chacinería se encuentran el jamón serrano y el de Jabugo.  Las bebidas típicas de la zona son los anises de Ojén, de Rute y de Cazilla, y los vinos generosos de Málaga, de Jerez, fino, oloroso, así como el destilado del jerez.
Arriba

Cocina de Castilla-La Mancha

Las costumbres culinarias reflejan un origen de alimentos elaborados por pastores y campesinos. Su personalidad, con el tiempo, ha llegado a influir sobre otras cocinas regionales como la madrileña, donde existen platos típicos de inspiración claramente manchega. Predominan el trigo y los cereales: pan, sopas, gaspachos, migas, gachas, olla de trigo, etcétera. La cocina manchega es abundante en ajo, llevándolo algunos platos en su nombre, como el ajo arriero, el ajopuerco o el ajo pringue. El azafrán se cultiva y se recoge entre septiembre y octubre.

Algunas recetas tradicionales típicas son los gazpachos manchegos, el pisto manchego, las migas ruleras y la caldereta galiana. El bacalao en salazón llega estas tierras y se denomina tiznao, usándose en el atascaburras, así como en el zanguango. Entre los platos de verdura se encuentran también el moje, las berenjenas de Almagro y el tojunto. Algunos platos manchegos fueron popularizados por El Quijote, como el salpicón  y los duelos y quebrantos. También son populares el morterulo, las perdices escabechadas y las carcamusas toledanas. Entre los lácteos destaca el renombrado queso manchego, puramente pastoril, graso y de forma cilíndrica. La Mancha posee entre los vinos tintos una denominación de Origen La Mancha específica, así como la de Valdepeñas.

Arriba

Cocina de Aragón

La cocina de Aragón tiene un origen rural y pastoril. La parte central de Aragón es la más rica en especialidades culinarias. Al ser tierra de corderos criados en las laderas de los Pirineos, uno de sus platos más afamados es el asado de ternasco (acompañado de ajo, sal y grasa de tocino), el cordero a la pastora  (guiso en cazuela de cordero y patatas), las cabezas de cordero al horno y los espárragos montañeses (colas de las corderas dedicadas a la cría). Los platos de cerdo son populares, como las magras con tomate, las piernas de cerdo asadas y las almojábanas. Un plato muy conocido es el pollo al chilindrón, preparado también con cordero. Son platos de origen pastoril aragonés las denominadas migas de pastor y el recao de Binéfar (mezcla de judías blancas, arroz y patatas). Son famosos los chilindrones de pollo y cordero. Son conocidas las migas pastoriles, siendo particulares entre ellas las migas de chocolate. 

Entre las recetas con pan destacan las sopas tostadas y los galianos, además de los regañaos (tortas con una sardina o arenque «incrustado») y la goguera que es una especie de enpanada. Entre las salsas se encuentra el ajo-aceite.

Las legumbres  son conocidas las borrajas y los cardos. En la chacinería son famosos el jamón de Teruel y los embutidos de Huesca (longaniza de Graus). Los pescados más típicos son el bacalao, preparado ajoarriero y a la zamorana. Entre los quesos se encuentra el de Tronchón. De las frutas que se cultivan en las provincias de Zaragoza y Teruel son reconocidas el melocotón de Calanda, la cebolla de Fuentes de Ebro, las peras de Don Guindo y las manzanas de Campiel, además del aceite de Empeltre. En el terreno de la caza son famosas la Ilebreda (una especie de guiso de liebre), las perdices al rescoldo, la riñonada de ciervo y el sarrio. Los vinos de Aragón se reparten entre los de Cariñena, Catalayud, Somontano y Campo de Borja.
Arriba

Cocina de Extremadura

La cocina de Extremadura es austera, de platos pastoriles. Es muy similar a la  cocina castellana. Históricamente eran famosas las recetas culinarias de los numerosos monasterios que se encuentran en sus tierras. La cocina extremeña es abundante en todo lo relativo a la carne de cerdo, diciéndose que en la región se cría uno de los mejores cerdos de España gracias a las muchas bellotas que proliferan en sus campos: el cerdo ibérico criado en piaras de los campos de Montánchez, característico por su piel oscura y patas negras y finas. Este tipo de cerdo se cría exclusivamente en España y Portugal. Extremadura es la tierra de preparación de los adobos  y las matanzas. Los embutidos de cerdo ibérico son frecuentes, al igual que los guisos de cerdo, como la cachuela extremeña (guiso de chorizo, hígado y manteca de cerdo).

En el terreno de la carne se tienen también la caldereta de cordero, el frito extremeño, etcétera. Es sabido que se cocina lagarto. Destacan las carnes de caza, como el jabalí, las perdices, el faisán o el venado. También se preparan pescados de río, como las tencas o las truchas. En el terreno de los lácteos son muy conocidos los quesos, en particular la torta del Casar. Como ejemplos de platos pastoriles extremeños pueden encontrarse las migas, los gazpachos extremeños (sin tomate) y los gazpachos del pastor. Entre los vinos extremeños destaca el de pitarra. Como postres deben mencionarse la leche frita, las perrunillas, el turrón de Castuera y las cerezas del Valle del Jarte, además de las escaldillas de boda (típicas de Cáceres).
Arriba

Cocina de Cataluña

La cocina de Cataluña se fundamenta en una cultura rural, siendo extensa y de gran riqueza culinaria. Cabe destacar que fue en Cataluña donde se escribió el primer libro de cocina de España, mostrando desde antiguo una gran tradición culinaria. Posee una cocina triple: marinera, de montaña y de interior, mezclándose todos ellos en la ciudad de Barcelona. Es famosa entre los cocidos por la escudella, por regla general de dos vuelcos, y el pan con tomate, tan divulgado por el territorio español. Al igual que el resto de regiones costeras del Levante, posee platos específicos con arroz. Son curiosos la truita de mongetes (‘tarta de alubias’), la coca de recapte y los caracoles a la llauna. Entre las salsas se encuentra el romesco tarraconense, empleándose igualmente el alioli, la bullabesa de origen catalán, la samfaina (sofrito de verduras) y la picada.


Entre los embutidos de cerdo están la butifarra (blanca y negra) y el fuet y el salchichón de Vic. Entre los platos de pescado destacan los suquet (guisos de pescado típicos de los pescadores), los platos de mar y muntanya (maridajes de carne y pescado) como el pollastre am escamarlans, el bacalao guisado de múltiples formas, los arroces de pescado como el arròs negre. Entre los platos con hortalizas son famosos los calçots (especie de cebollas asadas a la parrilla) y la escalivada. Cataluña es región de vinos y posee cerca de once denominaciones de origen, siendo ejemplos el vino del Priorato, el Penedés, Costers del Sagre, Alella, etcétera. Existe además la tradicional zona de elaboración de cavas de Penedés, cuya producción lideran empresas familiares como Freixenet y Codorníu. Destacan entre los postres la crema catalana (crema de Sant Josep) y dulces como los carquiñoles, los panellets del día de Todos los Santos, el tortel, las cocas, las neulas.
Arriba

Cocina de Galicia

La cocina de Galicia se encuadra dentro de la tradición marinera y pesquera de sus gentes, pero posee igualmente platos de interior. La posición de esta región dentro de la Península hace que su cocina ya no sea considerada mediterránea, al igual que las de otras zonas de la Cornisa Cantábrica. La cocina gallega es conocida en el territorio español gracias a la enmigración de sus gentes. Uno de los platos más nombrados es el caldo gallego, al igual que el cocido de la zona, denominado pote gallego. También destaca el lacón con grelos, en las populares laconadas. Se menciona que la patata entró a Europa por primera vez por Galicia, y esto se hace notar en los platos que la emplean. Otra receta destacable es el caldo de castañas en los días de invierno. Es popular la matanza de cerdo y sus productos, como los lacones, las androllas y los botillos. A veces la carne de cerdo participa en platos como la miolada (cabeza de cerdo y espinazo adobados con ajo y pimentón).

Existe una denominación de platos «a la gallega», tales la merluza a la gallega o el pulpo a la gallega. Los platos de pescado y marisco son famosos y de abundante variedad tanto en formas como en ingredientes. Entre los preparados se encuentran las empanadas gallegas con diversos rellenos, el ubicuo pulpo a la gallega, la vieira (se preparan de muy diversas maneras), el centollo, las nécoras, etcétera. Un plato curioso de Pontevedra es la langosta con chocolate. Entre los pescados son populares las sardinas preparadas en escabeche o lañadas (asadas), el rodaballo y la merluza. En el interior se pueden encontrar platos de hortalizas, como pueden ser los pimientos de Padrón, los grelos, las afeitas y arranda. Entre los abundantes lácteos se encuentran el queso de tetilla y el de San Simón de Costa. Entre los vinos, por regla general blancos, se encuentran los de Ribeiro y el Albariño. Entre las bebidas alcohólicas cabe destacar el orujo y sus variantes aromatizadas con diversas hierbas. Existen dulces famosos en toda la Península, como la tarta de Santiago.
Arriba

Cocina de la Comunidad Valenciana

La cocina de la Comunidad Valenciana  forma parte de las cocinas del Levante español y  posee dos vertientes: una en la que destacan productos del campo (zonas del interior) y otra costera en la que se emplean pescados, mariscos, etcétera. Los animales de granja son muy empleados en la cocina valenciana. Destaca la preparación a base de arroces en general, y en particular la paella valenciana, el empedrado típico de Castellón y el arroz con alubias y nabos . Entre los cocidos se tiene el de pelotas. En el terreno de las salsas, aparte del alioli empleado en todas las cocinas levantinas, puede encontrarse en Valencia la samorreta. Como en otras regiones mediterráneas, se elaboran las cocas (similares a la pizza napolitana). Son famosos los gazpachos alicantinos  y las prebellas.

Las localidades marineras de la costa abastecen de peces y platos populares como el all i pebre d'anguiles  típico de la Albufera o el suquet de peix. Destacan entre los mariscos los langostinos de Vinaroz, entre los vinos las denominaciones de Utiel-Requena, Alicante y Valencia, entre los embutidos los de La Marina, Requena y Utiel, y en la repostería el licor de café, el licor de Benicasim, los chocolates de Alicante, el arnadí  y la horchata de chufa de Alboraya. También son famosas las jugosas naranjas de Orihuela, Castellón y Valencia, siendo también típicas las granadas y los dátiles. Entre las bebidas en forma de cóctel se ha hecho famosa el agua de Valencia.

Cabe destacar por la importancia que tienen en la celebración de la Navidad, los turrones procedentes de Alicante (de pasta dura y almendra a la vista) y Jijona (pasta blanda), así como las peladillas.
Arriba

Cocina de Murcia

La cocina de Murcia posee dos vertientes: la inspirada en la huerta y la de interior, con fuertes influencias de la cocina manchega. La huerta murciana es famosa por su variada producción de frutas, y esto afecta a la composición de los preparados culinarios, haciendo que algunos platos con la denominación «murciana» tengan variedad de hortalizas. Ejemplos claros de ello son la tortilla murciana (elaborada con pedazos de diversas hortalizas), el zarangollo, el mojete, las berenjenas a la cremao la pipirrana de Caravaca. El ajo murciano es reconocido, estando presente en las ensaladas y en diversos platos como el ajopringue (guiso con carne de cerdo, pan rallado y grasa) y salsas como el alioli o el ajo cabañil.

Entre las preparaciones culinarias se tienen los michirones. Entre los cocidos se tiene la olla gitana, el cocido con pelotas, el mondongo. Entre los productos del cerdo se encuentran las morcillas de Murcia, que están aromatizadas con orégano, y el pastel murciano, que se hace con carne picada. Entre los pescados y mariscos se encuentran la dorada a la sal, los langostinos del Mar Menor y el pulpo al horno. Los arroces son habituales, teniéndose el caldero (arroz con caldo de pescado), el arroz empanado, el arroz al horno, el arroz caldoso con garbanzos y el arroz viudo. La influencia manchega hace que existan platos de gazpachos de liebre, perdiz y conejo. Los caracoles son un ingrediente habitual en la cocina murciana.
Arriba

Cocina de Asturias

La cocina de Asturias es arcaica y llena de historia, muy entroncada con las tradiciones celtas del norte de Europa. Uno de sus platos más conocidos desde el siglo XX es la fabada asturiana, elaborado con alubias blancas, embutidos como el chorizo y la morcilla, y con cerdo. Su difusión es tan grande en la Península Ibérica que supone una de las recetas españolas más reconocidas.  Otras recetas con fabes muy conocidas son las fabes con almejas, con liebre y con perdiz. Destaca el pote asturiano y el pote de vigilia. Son populares la matanza del cerdo (gochu) y los productos como el chosco, los callos a la asturiana y los bollos preñaos. Son famosas las truchas a la asturiana.

El Principado de Asturias posee costas en el mar Cantábrico, lo que le proporciona pescados, mariscos, y por otro posee la cordillera Cantábrica con profundos valles en los que crece la ganadería, dando lugar a carne y a leche como la vaca casina. Entre los platos cárnicos se encuentran la carne gobernada, el cachopo y la caldereta. La ganadería proporciona quesos asturianos y destaca el de Cabrales (queso de «pestífera fragancia»). Entre los postres se encuentran los frisuelos, el arroz con leche, los carbayones y la sidra.
Arriba

Cocina de Navarra

La cocina de Navarra posee muchas similitudes con la aragonesa. Dos de sus platos bandera son la trucha de navarra por parte del pescado, y el cochifrito  por parte del cordero y el cordero al chilindrón. El ajoarriero suele encontrarse acompañando tanto a la langosta como al bacalao. También destacan las tortas de chanchigorri. Dentro de las verduras puede decirse que el producto más conocido son los espárragos de Navarra, menestras, los cogollos de Tudela, los pimientos de piquillo o las pochas a la navarra. Entre los potajes se encuentra el garbure navarro. Existen recetas muy curiosas  como los huevos carlistas.

Los productos de chacinería son habituales y están el chorizo de Pamplona, el relleno y la chistorra. Existen  preparaciones culinarias que se denominan «a la navarra»: truchas a la navarra, huevos a la navarra. Dentro del apartado de los lácteos destacan el queso de Roncal, el Idiazábal o la cuajada de la Ultzama. Entre las bebidas alcohólicas se encuentran el clarete  y el pacharán. Entre los vinos  los rosados y los tintos.
Arriba

Cocina de Madrid

La cocina de Madrid se encuentra por su estilo a medias entre la manchega y la castellana. Entre sus platos típicos se encuentran el cocido madrileño, elaborado con garbanzos y con su característico servicio de tres vuelcos; los populares callos a la madrileña; la sopa de ajo, los  caracoles a la madrileña; y las judías a lo tío Lucas. Algunos de los platos clásicos madrileños se han adaptado al tapeo como pueden ser la oreja a la plancha, las gambas al ajillo, las patatas bravas, los soldaditos de Pavia. Muy populares en los bares del centro de la ciudad son los bocadillos de calamares y las patatas bravas.

La carne es muy importante y se encuentran tiendas especializadas en las freidurías de gallinejas, mollejas y entresijos, siendo el mismo consumo de callos. También hay gusto por la carne de caza, como el jabalí, el gamo, la perdiz y el faisán, que pueden verse a diario en sus mercados, mientras que de las aves, la que alcanza un mayor protagonismo es la gallina, empleada en la elaboración de caldos y del cocido. Entre los pescados se encuentra la popular preparación del besugo a la madrileña, la merluza y el mero, las gambas, los mejillones, los boquerones en vinagre y el bonito en escabeche. La influencia castellana hace que exista la preparación de carne en asados, como el cordero, el cochinillo o la ternera del Guadarrama.

Entre los lácteos el arroz con leche, la leche merengada, el queso castellano de Campo Real y el requesón de Miraflores de la Sierra. Entre las frutas y verduras están las fresas de Aranjuez  y los melones de Villaconejos. Madrid posee una abundante confitería religiosa, cabe destacar las populares torrijas, el chocolate con churros y los buñuelos. Los vinos madrileños poseen denominación de origen, los de Navalcarnero.
Arriba

Cocina de Canarias

La cocina canaria es una adaptación de la influencia peninsular (andaluza en primera instancia), aunque cabe destacar también la influencia de la cocina norteafricana. La cocina anterior era casi vegetariana, empleaba poca carne y cuando lo hacía, era procedente de la cabra, aunque existe algún derivado del cerdo, como la morcilla canaria. El consumo de alimentos se fundamentada en el gofio, un alimento propio de los guanches, que resulta ser una harina de diferentes cereales tostados. Se trata de un alimento de gusto adquirido que rara vez se sirve a turistas. Existen variedades, siendo una de las más comunes la denominada escaldón.
Entre las frutas más típicas se encuentran los plátanos de Canarias y en el ñame, los mangos, los nisperos, etcétera. Los platos de pescado ocupan un lugar privilegiado en las islas, y suelen acompañarse de salsas denominadas mojos. Existen varios cocidos, como el llamado puchero canario o sancocho, el zancudo de La Gomera  y la carajaca (hígado de vaca braseado y macerado en mojo). Destacan entre su culinaria las papas arrugadas, el almogrote gomero, el frangollo, el conejo en salmorejo, la cabra guisada. Los dulces más populares son las picarrañas, el turrón de gofio, los bollos de alma. Entre los vinos se tiene uno que identifica a las islas: el vino malvasía.
Arriba

Cocina del País Vasco

La cocina del País Vasco es una de las cocinas de la Península con carácter culinario más marcado. La cultura del comer está muy arraigada en los habitantes de esta región, y existen numerosas sociedades culinarias tradicionales, como los txokos. Entre las costumbres se encuentra el ofrecimiento en bares y restaurantes de los popularmente conocidos como pinchos, una tradición vasca equivalente a las tapas de otras regiones de España. Se dice que la cocina vasca ha conseguido cuatro salsas para el pescado: la roja en los platos «a la vizcaína», la blanca para el pil pil, la verde para la merluza y la negra en los chipirones. Destacan las carnes y pescados a la brasa. Entre los pescados el bacalao posee una gran tradición y se tiene en diversas preparaciones: al pil pil, a la vizcaína, frito. También son frecuentes la anchoa, el besugo, el bonito. El pescado más empleado es la merluza, sin olvidar las cocochas (barbillas o filetes blandos de la cabeza). También son famosas las angulas de Aguinaga. Entre los platos de marisco es famoso el changurro. En las carnes destacan los chuletones de ternera y de buey, el lomo con leche, las codornices en hoja de parra, el ganso adobado. Entre las verduras están las alubias de Tolosa, acompañadas por los llamados sacramentos, normalmente compuestos por berza, tocino, morcilla y guindillas de Ibarra. Destacan entre las setas las guibelurdiñas.
Entre los postres destaca la intxaursaltsa, el pastel vasco y el goxua. Los lácteos son el  queso de Idiazába de oveja lechera o carranzana, la cuajada o el queso de Gorbea. Entre los vinos se encuentra el popular chacolí, los vinos de la Rioja-Alavesa y la sidra guipuzcoana.
Arriba

Cocina de Cantabria

La cocina de Cantabria destaca por el cocido montañés, el cocido lebaniego y la mermita. Entre los productos cárnicos es de destacar la carne procedente de la vaca Tudanca y entre los de corral el pollo campurriano. Entre las carnes de caza destaca el conejo. El arroz se introdujo en estas tierras a comienzos del siglo XX, siendo ahora popular el arroz a la santanderina.

Los pescados dan un fuerte carácter a la cocina cántabra. Cabe destacar las sardinas, las anchoas (bocartes) preparadas de diversa forma siendo las más importantes las preparadas en aceite y los salazones de Santoña, los maganos encebollaos (calamares encebollados) y las sopas de pescado. Entre los lácteos destacan quesucos de Liébana, Nata de Cantabria, picón Bejes-Tresviso. Entre los dulces son populares el arroz con leche, la leche frita y los sobaos y quesadas pasiagos. Entre las bebidas se encuentran el orujo de Potes, la sidra y el tostadillo de Liébana. Un producto clásico de Cantabria es el hojaldre con el que se elaboran diversas preparaciones con diferentes nombres: corbatas en Unquera, polkas en Torrelavega o sacristanes en Liérganes.
Arriba

Cocina de La Rioja

La cocina de La Rioja se distingue por el uso de carnes como la de cerdo, así como de sus fiambres y embutidos elaborados tras las tradicionales matanzas. El cordero es quizás el segundo producto cárnico popular en esta región, y finalmente la ternera, habitual en las zonas de montaña. Entre los productos del cerdo cabe destacar el jamón riojano, que posee denominación de origen y se caracteriza por la pata cortada y el adobe exterior con ajo, especias y pimentón. Una forma de cocinar personal de La Rioja da nombre a ciertos platos bajo la denominación «a la riojana», como son los huevos a la riojana, las patatas a la riojana, el bacalao a la riojana, etcétera. Aunque el plato más conocido son las patatas a la riojana, cabe mencionar también la fritada (mezcla de huevos fritos con guarnición de carnes). Es muy popular el empleo de setas desde mediados del siglo XX, siendo frecuente encontrarlas como ingrediente en algunos platos tradicionales.

La producción de hortalizas como son el espárrago, la coliflor de Calahorra  las alcachofas, los pimientos riojanos, los champiñones, los puerros o las borrajas. Uno de los platos resultantes de esta variedad es la menestra riojana. Dentro de los platos de verduras y hortalizas se tienen los pimientos asados y las patatas a la riojana. Entre las frutas, las peras del Rincón de Soto poseen denominación de origen. Entre los vinos destacan los internacionalmente famosos vinos de La Rioja.
Arriba

Cocina de Baleares

En la cocina de las Islas Baleares destacan especialmente las solas mallorquina y menorquina, la sobresada y el arroz brut mallorquines, el queso de Mahón con sabor ahumado, la ginebra de Mahón y la celebérrima salsa que lleva el nombre de la ciudad de Mahón: la mahonesa. La cocina balear presenta sutilezas como los huevos al estilo Sóller y las perdices del capellán. Entre los platos preparados se encuentran el tumbet, el frit variat y la porçella rostida (lechona asada).

Entre los ingredientes más típicos se encuentran el cerdo y sus subproductos, siendo uno de los más típicos la sobrasada (embutido con carne, tocino y abundante pimentón), que se consume de diversas formas: en Mallorca se hornea y se asa, y en Menorca se fríe. Existen otros embutidos como el camaiot, el betifarró y el xolís. Entre los mariscos de todas las clases caben destacar los llamados dátiles del mar y las escupinyas. Entre los dulces se encuentra la popular ensalada, en forma de espiral elaborada con flor de harina, los rabiols, el tambor de almendras, los suspiros de Manacor, los doblegats. 
Arriba